Monday, August 29, 2005

El 2005 será el año del b-learning


Predicciones 2005


Un grupo de expertos de Japón, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos reflexionaron sobre los comportamientos que podría presentar la industria del aprendizaje virtual durante los próximos 12 meses. Pronósticos, interpretaciones y advertencias de diez expertos reconocidos a nivel mundial. ¿Qué nos deparará el e-learning en el 2005? ¿Cómo impactará el uso de dispositivos portátiles, blogs y herramientas de búsqueda en el aprendizaje? ¿Tendremos suficientes métricas para lograr mayores índices de calidad en la educación virtual? Con estas preguntas comienza el último artículo de Lisa Neal, Editor en Jefe de la revista eLearn Magazine, en el que varios especialistas del sector ofrecen sus puntos de vista, tratando de obtener un pronóstico de lo que nos puede deparar la formación online durante este año. "Hemos entrado en una nueva era, la era del e-learning culturalmente sensible”, advirtió Masaaki Kurosu (Instituto Nacional de Educación Multimedia de Japón). “La lenta infiltración de esta metodología en países como Japón nos llevó comprender que el modelo tiene que estar basado en aspectos culturales para tener éxito”, subrayó el experto nipón. Elliott Masie (Fundador del MASIE Center's e-Learning CONSORTIUM) anticipó la des-construcción de los cursos virtuales, a partir de la tendencia de los aprendices a seleccionar solo aquellos contenidos que necesitan en un preciso momento. También señaló un crecimiento en la utilización de buscadores como Google con fines educativos, y la integración entre el aprendizaje y los documentos de dirección en las grandes corporaciones. Para Curt Bonk (Presidente de SurveyShare) el 2005 será el año del b-learning. “Las alianzas dentro del sector aumentarán a nivel global y estarán caracterizadas por una alta perdurabilidad. En el ámbito corporativo, se trabajará en soluciones de formación virtual sobre demanda”, dijo el ejecutivo. Desde la Massey University (Nueva Zelanda), los equipos de investigación del Advanced Learning Technology Research Centre concluyeron que el término “learning objects” tendrá una mayor definición que hará más práctico su uso para profesores y alumnos. “Surgirán nuevos esfuerzos para simplificar su conversión de un estándar a otro, frente al aumento de normas y especificaciones. Esfuerzos que contribuirán significativamente al proceso de estandarización de los contenidos de e-learning”, explicaron los especialistas neozelandeses. Sin poder reprimir consideraciones pesimistas, Michael Feldstein (State University of New York) opinó que “en el sector privado, y particularmente en las grandes corporaciones, los desarrolladores de contenidos de e-learning, los departamentos de capacitación y los estudiantes, continuarán sufriendo las consecuencias de invertir en LCMS (learning-content management systems) caros, sobredimensionados y pesados”. Por su parte, Saul Carliner (Concordia University) aseguró que "la industria del e-learning se está convirtiendo en una industria subalterna, reintegrándose gradualmente a las áreas a las que brinda soporte y apoyo, como la educación superior, la enseñanza primaria y secundaria, y la capacitación corporativa”. “La mayoría de las organizaciones todavía están intentando adaptar el e-learning, pero el proceso es lento y seguirá siéndolo, salvo que se incorporen mejoras sustanciales en los procesos de formación virtual”, agregó el experto canadiense. Karl M. Kapp (Institute for Interactive Technologies, Bloomsburg University) prefirió hacer hincapié en el ríspido ROI. "Las polémicas originadas entorno a las métricas del retorno del aprendizaje obligarán a incorporar nuevas metodologías de evaluación. Ejecutivos y estudiantes exigirán la evidencia de que el e-learning impacta positivamente en sus respectivas actuaciones profesionales. Para ello, se necesitará desarrollar las métricas apropiadas en cooperación con los gerentes de las unidades comerciales”, sostuvo. De acuerdo al análisis que efectuó Brad A. Jonson (Intrepid Learning Solutions), el e-learning está destinado a moverse como pez en el agua, dentro de un ambiente signado por una creciente competencia global, ciclos de vida más cortos para los productos y fuertes presiones de costos. Un entorno en el que los ejecutivos comerciales necesitarán soluciones que soporten y aceleren los objetivos de negocio de cada empresa. “Asegurar rapidez comercial, garantizar una reducción de riesgos y medir eficientemente los resultados de los procesos de entrenamiento, serán los grandes desafíos para quienes tienen responsabilidades en la capacitación de recursos humanos dentro de cada organización. Pero si ellos son incapaces de responder a estas expectativas, las empresas buscarán satisfacción a sus necesidades fuera de sus estructuras. En este caso, las tradicionales relaciones entre vendedor y comprador serán reemplazadas por sociedades estratégicas de largo plazo que buscarán proporcionar soluciones de entrenamiento oportunas y en el momento adecuado”, subrayó Jonson. Como ya es habitual, en el análisis de los especialistas no faltaron menciones a la injerencia que están teniendo los juegos en la formación virtual. “Se gastará mucho dinero en el aprendizaje basado en juegos, principalmente en las empresas y especialmente en el sector del e-learning. Una tendencia que se vio reflejada durante el 2004 en los principales diarios de negocios de los Estados Unidos, con la publicación de una gran cantidad de artículos –e incluso notas de tapa- sobre el uso de los recursos lúdicos en las simulaciones y los procesos de entrenamiento”, aportó Mark Oehlert, de la firma estadounidense Booz Allen Hamilton. En este sentido, Clark Aldrich (autor del libro: “Simulations and the Future of Learning and the upcoming Learning by Doing”) expresó que “los juegos de las computadoras se verán cada vez más como un nuevo tipo de contenido escalable, que permitirá aumentar el compromiso del estudiante y enseñar nuevas habilidades a los alumnos”. “Los departamentos de capacitación de las empresas que no asuman riesgos continuarán enfrentando significantes pérdidas en sus presupuestos”, amenazó Aldrich, para luego aclarar que “las universidades y el ejército desplazarán a las corporaciones en la utilización de programas de aprendizaje innovadores y eficaces”.
(ArtheCrow, Mon, May 16, 2005

1 comment:

jcas said...

Hace un tiempo un educador dijo que traer una persona del siglo 16 o menos,dira que las cosa han cambiado o no reconoceria casi nada y que cuando visite las escuelas se dara cuenta de que es un centro de estudios y que nada ha cambiado, es necesario que cada profesional, sea profesor o ingeniero, debe estar en cambio permanente en la adquisicion de conocimientos.