Sunday, August 28, 2005

La dimensión pedagógica del b-learning en la universidad




Movidas por un interés personal en la integración de las Nuevas Tecnologías al ámbito académico diseñamos la propuesta pedagógica Mentoring (1) que generó grandes expectativas. Los nuevos recursos pusieron en nuestras manos posibilidades de trabajo atractivas que provocaron un proceso innovador en el aula. Desde entonces se crearon distintos itinerarios en busca de un enfoque metodológico que aprovechara las posibilidades de trabajo que ofrecen las nuevas tecnologías. Para ello, se diseñaron estrategias facilitadoras de aprendizaje combinando varias dimensiones. La dimensión tecnológica, que permitió la apropiación de los nuevos medios. La dimensión educativa, que condujo a la integración “virtual” de los contenidos del currículum y la enseñanza en el aula. La dimensión institucional, que implicó el procesamiento social de esta propuesta de innovación en el contexto universitario. A pesar de las limitaciones iniciales, los objetivos planteados prefiguraron el desarrollo de capacidades que aplicaran, individualmente y en grupo, metodologías de trabajo intelectual, prácticas colaborativas e interdisciplinarias y conocimientos actualizados sobre las posibilidades didáctico-pedagógicas de las nuevas tecnologías, estimulando la apropiación de conocimientos y la creatividad y permitiendo la realización de trabajos en cátedra. Enfrentamos el desafío de capacitarnos para desarrollar estrategias que nos permitieran responder a necesidades formativas en función de procesos de aprendizaje individualizados.

ADOPTANDO EL B-LEARNINGTranscurridas las primeras etapas del proyecto, pudimos comprobar que su aplicabilidad dependía de un diseño pedagógico que integrara los recursos tecnológicos gestionando resultados formativos aplicables a las necesidades de nuestros alumnos. En este punto, nos preguntamos si el b-learning (2) era el modelo que enmarcaría la propuesta de Mentoring. Como han reclamado (Coaten, 2003; Marsh, 2003; Brennan, 2004, otros)pedagógicamente hablando, una estrategia de b-learning combina enseñanza presencial y trabajo autónomo del alumno fuera del aula. Significa que se deben contemplar las ayudas didáctico-pedagógicas, los objetivos de aprendizaje y las peculiaridades de los alumnos con los que se realiza la mezcla o el “blend”. Por tanto, como señala con acierto J. Martínez Aldanondo el concepto blended, como combinación de lo presencial con lo virtual, no significa nada por sí mismo. Ya que la tecnología es un medio capaz de facilitar procesos y modelos de instrucción, interviniendo indirectamente en los procesos educativos. (Clark, 1983) Lingüísticamente hablando, blended puede traducirse como mezcla, pero puede significar también armonizar o concertar. Así, en esta descripción se condensan conceptos que creímos importante incorporar como sustento teórico de nuestro proyecto pedagógico. Con todo, numerosos docentes y estudiosos de las tecnologías educativas coinciden en señalar que a pesar de los innegables aportes de los sistemas de teleformación, los mejores resultados, desde la perspectiva de la eficacia formativa, se obtienen con sistemas mixtos o de b-learning que incluyen sesiones presenciales. (Márques P., 2000) Desde este marco se abre paso el concepto de "enseñanza combinada o mixta" (3), en la que las instituciones educativas se diversifican incorporando la tecnología, empleando métodos y técnicas que flexibilizan los contenidos y eliminan las barreras espacio-temporales. CONTEXTUALIZACIÓN DE LAS PRÁCTICASAntes de proceder al diseño, debimos analizar el contexto de aplicación, las necesidades formativas y particulares de nuestros alumnos, los recursos humanos y técnicos de los que disponíamos, las condiciones de la formación y las características de los contenidos que pondríamos a disposición de nuestros alumnos.Según este diagnóstico inicial, se desarrollaron estrategias orientadas a que el estudiante de la Universidad Nacional de La Matanza (4) (Buenos Aires, Argentina) acceda a un conjunto de interacciones y resuelva problemas de niveles de competencia lingüísticas. Como han reclamado los cognitivistas, la atribución de significados (a las tareas del espacio virtual) dependerá de la riqueza y complejidad de las relaciones que se establecezcan con los conocimientos previos (o aprendizajes del aula). (Novak, 1982) Implica priorizar los procesos de pensamiento del alumno y la adquisición de habilidades meta-cognitivas, elementos mediadores no solamente, empero, entre la enseñaza tradicional y el auto- aprendizaje, sino incluso en el aprendizaje mixto o blended.

No comments: