Monday, December 13, 2010

Comportamiento del cólera en la República Dominicana rompe esquemas

Comportamiento del cólera en la República Dominicana rompe
esquemas

SE ESTIMABA QUE AL PRIMER MES EN
EL PAÍS SE REGISTRARÍAN ENTRE CINCO MIL Y 20 MIL CASOS, PERO AL CIERRE DE ESTA
EDICIÓN IBAN APENAS 32 CASOS CONFIRMADOS POR SALUD PÚBLICA


<> <> <>

<> <> <> <> <>



<> <> <>






  • Epidemia. Es en Haití donde el cólera ha
    producido los mayores estragos.










Doris Pantaleón
doris.pantaleon@listindiario.com

Santo Domingo


Un bajo impacto en la vida socieconómica y un comportamiento poco esperado
mantiene hasta el momento en el país la enfermedad del cólera, cuyo primer caso
en territorio dominicano se diagnosticó el 16 de noviembre pasado, importado de
la epidemia desatada en Haití en el mes de octubre.

Desde entonces, la población dominicana se ha mantenido alerta y atenta a
este mal, sin antecedentes en la isla.

Dada la rápida propagación en el cólera, producido por la bacteria Vibrio
Cholerae, presente en la materia fecal, los pocos casos registrados en
territorio dominicano mantienen sorprendidos a especialistas en el tratamiento
de la enfermedad.

A casi un mes de diagnosticarse el primer caso de cólera en República
Dominicana, su propagación ha sido muy lenta, contrario a las predicciones que
habían hecho las propias autoridades sanitarias locales y organismos
internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se estimaba que en los primeros 30 días de haberse diagnosticado el primer
caso de la enfermedad, el país tendría entre cinco y 20 mil casos sospechosos,
tal como ha ocurrido en otras naciones, así como impactos importantes en los
servicios de salud y educación y en la economía, según Percy Minaya, experto y
consultor de la oficina regional centroamericana del Centro de Control y
Prevención de Enfermades de Estados Unidos (CDC) y exdirector del Programa
Nacional de Control de Cólera en Perú, quien se encuentra dando consultoría al
país en materia de cólera, y la directora Nacional de epidemiología del
Ministerio de Salud Pública, Raquel Pimentel.

Los especialistas destacan que en ningún país el cólera se ha comportado como
en República Dominicana, ya que por lo general surge el primer caso y de
inmediato se desata un gran brote. Advierten que el alerta no debe bajar porque
eso puede suceder en cualquier momento.

La búsqueda y respuesta rápida establecidas en el país, con acciones
programáticas, consideran, han permitido contener el mal.

Hasta el momento, la enfermedad se ha manifestado en conglomerados
familiares, comunitarios y en casos aislados.

No se descarta, sin embargo, que en el país pueda surgir un gran brote de la
enfermedad, por lo que la población debe mantener activas las medidas de higiene
recomendadas.

Estrategia
Desde que se diagnosticaron casos en Haití, se activó la
Comisión de Crisis del ministerio de Salud integrada por Epidemiología,
Emergencias y Desastres, Saneamiento Ambiental, la dirección de Información,
Promoción y Educación para la salud, y los viceministerios.

La integran además organismos internacionales como la OPS y el CDC.

La estrategua incluye el análisis de situación, la identificación de las
líneas estratégicas de trabajo y la puesta en marcha del plan de contingencia
que incluye: coordinación intra y extra sectorial, respuesta a los servicios,
vigilancia e investigación, planificación de insumos, medicamentos y equipos
calculados en base a casos esperados; comunicación estratégica con la activación
de mecanismos para la vocería adecuada y salud ambiental, que incluye agua y
alimentos tanto callejero como en hoteles, restaurantes, hospitales, escuelas,
entre otros.

(+)
RETOS A LARGO PLAZO

• Consolidar un programa multisectorial
permanente de prevención y control.

• Invertir en la preparación de personal calificado, ya que se estima que el
cólera estará presente en la isla por muchos años.

• Establecer programas permanentes de inocuidad de alimentos que se
establezcan en todos los niveles de saneamiento ambiental, y que involucren a
manipuladores de alimentos formales e informales.

• Mejorar la infraestructura sanitaria y de saneamiento sobre todo en
eliminación de excretas, porque cuando la bacteria encuentra nichos apropiados
permanece en el ambiente.

Mecanismos que garanticen la calidad del agua con una vigilancia de manera
permanente.

• Establecer programas permanentes de educación sobre higiene en las
escuelas.

• Establecer programas de tratamiento de aguas residuales para evitar la
contaminación de aguas superficiales.

• Establecer programas permanentes de educación para la salud, que lleven a
la población a cambios de patrones culturales.

-Mayor inversión en el presupuesto de Salud Pública destinada a reforzar
labores de promoción y prevención.

• Establecer programas de control y supervisión permanente de la calidad de
agua.

• Garantizar el servicio de agua potable en los hogares y en las
escuelas.

El impacto económico ha sido bajo
L a
incidencia que ha tenido el cólera en el país hasta el momento ha sido muy
reducida, dada la baja cantidad de casos sospechosos y confirmados que se han
registrado.

Esto ha permitido que no haya impactado en la vida socioeconómica del país,
contrario a lo que ocurre cuando se registran grandes brotes de ésta enfermedad
que genera pérdidas económicas cuantiosas a la economía de los países.

La mortalidad por causa de la enfermedad en República Dominicana todavía es
baja.

En la industria, la escuela, los servicios de salud el impacto ha sido
reducido y no ha afectado la vida social cotidiana del país.

En turismo
No fue posible obtener datos sobre el impacto en el
sector turístico con sus representantes, aunque en momentos en que se confirmó
el primer caso, el ministro de Turismo denunció la existencia de una supuesta
campaña para desviar flujo de turistas a otras naciones.

Conocedores del tema entienden que para medir el impacto del cólera en la
economía de un país se deben esperar meses.

Por experiencias de otros países se sabe que cuando hay brotes grandes de
cólera se registran pérdidas económicas cuantiosas en la economía nacional.

En Perú, donde se registró una epidemia de cólera en 1991, se registraron
pérdida de venta y exportación de productos agrícolas y marítmos de unos US$800
millones y junto a gastos en servicios y movilización social en el primer año de
la epidemia se estimó una pérdida general asociada a cólera de US$1,200
millones, incluyendo costos humanos y pérdida de trabajos.

La inversión ronda los RD$378 millones
Desde
que se emitió el alerta epidemiológico por cólera ante los primeros casos
registrados en Haití, el país especializó como fondo de contigencia unos RD$378
millones para los primeros 90 días.

Esos recursos debían invertirse en material gastables, sueros de hidratación
y otros insumos hospitalarios, según explicaron las autoridades.

A estos fondos se ha sumado el apoyo técnico y las donaciones en insumos de
parte de organismos internacionales.

Dentro de las acciones de prevención y control se han movilizado más de 120
mil personas, entre personal de salud y voluntario.

Ante un caso probable hay equipos establecidos integrados por especialistas
que acuden al lugar para hacer investigación en el terrero.

En El Dique, la negación es parte de la vida luego del
cólera

La casa de doña Altagracia y su nieta de tres meses,
residentes en el sector el Digue, un empobrecido barrio ubicado en las márgenes
del río Ozama, se ha convertido en la más buscada por medios de comunicación y
la más visitada por especialistas de Salud Pública, luego de que fueran ellas
las primeras dos personas diagnosticadas con cólera en el país.

Aunque Altagracia, de 54 años, maneja esa realidad con mucho hermetismo y no
reconoce haber tenido la enfermedad, asegura sentirse agradecida con el trato
recibido por el personal de Salud Pública, que llegó a su casa, ingresó su nieta
y le indicó qué hacer para evitar enfermarse.

“A mí no me dio nada y estoy bien haciendo todas mis cosas, y a la niña la
internaron en el hospital, pero porque tenía una diareíta, pero ella está bien”,
dice parada junto a la verja que protege la entrada de la humilde vivienda donde
vive con su hija y nieta, y donde falleció semanas atrás su esposo.

Asegura que en su casa, ubicada cerca del río, recibe agua de la llave y
tiene baño, y que mantiene las cosas limpias.

Dice que a ella le dijeron que tomara suero, pero que no tuvo que tomar
pastillas y que fue al hospital a cuidar su nieta.

“La gente de Salud Pública viene siempre, me han dicho que hay que lavarse
bien las manos con agua y jabón, usar cloro para limpiar; ellos han venido y han
chequeado a todos aquí, y eso es bueno”, dice mientras mira a su alrededor como
quien quiere ver si la gente en el sector está pendiente de lo que dice.

Asegura que los vecinos no han cambiado, la siguen tratando igual porque
“saben que no era cólera” lo que tenían, insiste Altagracia.

(+)
QUE ES EL CÓLERA; CÓMO SE CONTAGIA

El cólera es una
infección intestinal causada por una bacteria. Se transmite al consumir agua y
alimentos contaminados por contacto con las heces fecales, a través de las
moscas que se posan sobre estos deshechos y de las manos sucias al entrar en
contacto con heces o el vómito de personas infectadas. Sus síntomas son vómitos,
diarrea abundante, dolor de barriga y deshidratación.

Puede transmitirse de una persona a otra cuando una tiene la mano contaminada
con materia fecal y saluda a otra, y ésta última toma alimentos con las manos
sin lavar.

Se recomienda beber sólo agua hervida o purificada con cloro, mantener limpia
el área de preparación de los alimentos, cocinar bien los alimentos, lavar bien
las frutas con agua purificada, lavarse las manos con agua y jabón antes de
comer, manipular alimentos, de ir al baño y después de cambiar el pañal del
bebé. También consumir abundante líquido, jugos y otras bebidas preparadas con
agua purificada.

No comments: